domingo, 10 de julio de 2011

Mis primeros trabajos como ilustradora


Allá por el año 1979, recién terminada la escuela de Bellas Artes Manuel Belgrano, armé una carpeta con dibujos que eran mis primeros intentos de ilustrar cuentos para chicos. En la carpeta había un poco de todo: ilustraciones de "El gato con botas", de "Alicia en el país de las maravillas", de "Monigote en la arena" de Laura Devetach y algún que otro dibujo suelto. Eran dibujos que había hecho por mi cuenta para mostrar en las editoriales. Las técnicas: collage, lápices de color, marcadores, cartulina de color raspada. Antes de terminar la carrera yo había visto unas estampillas alemanas que ilustraban cuentos clásicos para niños que me gustaron mucho y me ayudaron a decidir a qué me quería dedicar en adelante. Sabía pintar al óleo, dibujar un modelo vivo o una naturaleza muerta, hacer un grabado y algo de escultura, pero ilustrar un cuento no me habían enseñado, así que estos primeros intentos eran verdaderamente de principiante. Con esa carpeta me presenté en la revista Billiken de editorial Atlántida y al tiempo me hicieron un encargo: ilustrar un cuento de Oche Califa que después supe que había sido también su primera colaboración como escritor.
Acá la prehistórica ilustración, pintada con lápices de color:

(Click sobre las imágenes para agrandar)

Acá un segundo encargo, donde ilustré un cuento de Susana Lisotti:


Y este trabajo de principios de los 90, mucho más nuevo que los anteriores, en la segunda etapa de la maravillosa revista Humi. Fue una propuesta mía la ilustración del poema de J. Prévert "Canción de los caracoles que van al entierro", que aceptó de buen grado la editora Laura Linares. Está hecha con recortes de cartulina de color:

martes, 5 de julio de 2011

de Magos Creadores


Aquí reseña sobre Mago Xul y Quinquela que hizo Luciana Murzi en Julianas Editoras:

http://julianaseditoras.blogspot.com/2009/06/para-que-los-chicos-ingresen-al-mundo.html

Y aquí reseña sobre Quinquela que hizo Valeria Sardi en su blog poeticasinfancia:

http://poeticasinfancia.blogspot.com/2011/04/palabras-imagenes-y-arte-para-ninos.html

Benito de La Boca


(Click sobre las imágenes para agrandar)

Quinquela, el pintor de La Boca fue el segundo libro que escribí para la colección Pinta tu aldea de Calibroscopio. Siguiendo con la línea de prosa poética hice un relato emotivo como la vida de Benito.
Acá un interior con las excelentes ilustraciones de Paula Adamo:


Un fragmento del relato: "...Casi toda la gente que vivía allí había llegado de Italia y se ayudaban unos a otros, porque sabían que compartiendo lo que tenían y lo que no tenían las tristezas serían menos tristes y las alegrías tendrían más sabor.
La Boca del Riachuelo, se llamaba el barrio. Sus casas eran de madera y zinc, el río, marrón, el puerto, carbonero..."


Acá una ilustración interior en donde se habla sobre los Caballeros de la Orden del Tornillo:

Xul: mago creador


(Click sobre las imágenes para agrandar)

Mago Xul fue el primero de los libros que escribí para la colección Pinta tu aldea de la editorial Calibroscopio. Yo ya había hecho hace varios años un artículo para la revista A-Z diez sobre la vida del artista pero claro, de otra manera. En Mago Xul cuento su vida con una prosa más bien poética y hago foco en su costado mágico. Y para eso me inspiré en el comienzo de "La escuela de las hadas" de Conrado Nalé Roxlo, libro que atesoro y que empieza así: "Las hadas tienen orígenes muy diferentes. Pueden nacer del huevo azul que ponen las golondrinas cuando en la alta y oscura noche se rozan sus alas con las del Ángel de la Guarda; del agua de una fuente que haya oído cantar a los niños la misma ronda durante cien años..."
Mago Xul empieza: "Los magos, pero no los que sacan conejos de las galeras; no, los otros, los grandes magos, los creadores, los que irradian un halo de luz que nos ilumina los días y las noches...
Esos magos, la mayoría de ellos, aprenden las artes secretas de la magia en lugares remotos, misteriosos..."


Acá un interior del libro con una bella ilustración de Irene Singer: